974 50 60 50
606 243 544

info@apartamentoscasacecilia.com

Heroínas en el medio rural

Publicado el 28/11/2013  //  Temas: Día de la Cultura ChistabinaMedio RuralMuseos, monumentos y arquitectura

Desde hace poco tiempo, el papel de la mujer rural se centraba sobre todo en las tareas del hogar. Pero realmente su laboral no terminaba aquí, ya que era uno de los pilares fundamentales del hombre en la actividad agraria y ganadera, en el cuidado de los animales, la recolección de parte de la cosecha y hasta la práctica del trueque en la alimentación. A todo ello había que sumarle el mantenimiento de la casa, la comida, y cuidar a los más pequeños y ancianos.

IMG_4496(La abuela María haciendo la comida)

En la década de los años 80, esta situación cambió en el Bal de Chistau gracias a un espíritu emprendedor de un grupo de mujeres de unos cuarenta años en San Juan de Plan. Era una época en la que se vivía con una profunda depresión ya que los más jóvenes decidían irse a estudiar o a buscarse la vida fuera del valle e iniciar un nuevo camino en las grandes ciudades como Barcelona o Zaragoza. En ese momento, la economía de las casas se organizaba y administraba en su interior por las mullers d’el lugar, y no querían que los más jóvenes se desapegaran de sus raíces. A raíz de esto, mujeres como Josefina, Anita, María y Maruja, que no están dispuestas a que los pueblos se queden sin gente y la cultura se pierda, hacen una revolución y salen a dar el grito de alarma. Es cuando se ponen manos a la obra y deciden recuperar y conservar la cultura y la esencia del Bal de Chistau. Así  se inicia la creación del Museo Etnológico de San Juan de Plan, pilar fundamental para este cambio conceptual de la mujer rural. A ello, se le sumará la creación del Corro d’es bailes, recuperación de las danzas del país y de las vestimentas que usaban los antepasados del lugar. Fue un gran trabajo de investigación y recuperación de unas tradiciones que estaban un poco olvidadas por muchos.

MuseoEtnologico(Museo Etnológico de San Chuan de Plan)

IMG_7153 (Anita, Maruja y Josefina, durante mi visita al museo)

Este cambio conceptual agradó a muchos, pero llegaron críticas entre algunos hombres que estaban acostumbrados a que las mujeres estuvieran en sus hogares, y entre otras mujeres que veían como otras progresaban gracias a sus iniciativas emprendedoras. Realmente es de admirar que en aquellos tiempos y sin haber podido salir casi de su entorno, estas señoras unieran sus esfuerzos para sacar adelante un gran proyecto con el apoyo de fuertes instituciones. Para mi es un placer poder haber conocido a estas mujeres y para ellas es este humilde artículo de hoy.

Hoy en día, ese ambiente de museo ha quedado un poco en el olvido por algunos, aunque recientemente se celebró el acto conmemorativo del 30 aniversario. Estas cuatro mujeres pioneras cuentan ahora con tristeza que se pierda todo lo que se consiguió en el pasado, ya que los tiempos han cambiado y se valora más las modernidades tecnológicas que la cultura del país. Personalmente pienso que la esencia sigue viva y con ello se demuestra durante las celebraciones y fiestas como Los Carnavales de San Juan de Plan, el Diya de la Cultura Chistabina o Los Trucos. Costumbres que perduran y que los jóvenes están manteniendo gracias a la magnífica organización de los Mayordomos y Mayordomas de San Juan de Plan que cada año llevan a cabo el desarrollo de las celebraciones del pueblo.

IMG_4547(El Corro d’es Bailes en el Diya de la Cultura Chistabina 2013)

escanear0023(Foto antigua de los Mayordomos y Mayordomas de San Juan)

Por último, las últimas generaciones del municipio están muy apegadas a él y la mayoría de ellos les encantaría poder trabajar y vivir de forma permanente. Sería estupendo que hubiera más puestos de trabajo donde desarrollar las profesiones de estos jóvenes que se han ido a formar en las grandes ciudades. La ganadería, la agricultura, la construcción y el turismo, son los pilares fundamentales que sustentan el Bal de Chistau. Hay otros gremios que han desaparecido o tienen falta de trabajo, y otros que no encuentran un lugar en la sociedad implantada en el valle. Sería estupendo unir esfuerzos todos los habitantes que forman el Valle de Gistaín para contribuir al desarrollo económico y social de la zona. Seguro que juntos y haciendo piña se llega más lejos. Como siempre digo, mejor unidos.

 @jessicaprat